Sistema de observación meteorológica

Publicado en Clima

Más de 20 años realizando observaciones meteorológicas en el Parque Nacional

Desde el año 1998 se llevan a cabo, de forma continuada, observaciones de diversos parámetros meteorológicos en el valle de El Paular, Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Esto supuso un hito en la observación meteorológica en alta montaña y desde entonces existe un compromiso firme del Parque Nacional Sierra de Guadarrama para mantener unas observaciones pioneras y fundamentales para un seguimiento adecuado del clima de este territorio y, por extensión, de todo el planeta.

Los objetivos prinicipales de este sistema de observación son:

  • hacer un seguimiento riguroso del clima;
  • conocer las condiciones meteorológicas reinantes;
  • promover la realización de estudios científicos relacionados con su gestión y conservación.

En todos esto años han participado, y siguen participando, numerosas personas que garantizan con su esfuerzo y profesionalidad la continuidad y calidad de las medidas obtenidas, personal del Parque o contratadas en el marco de la gestión del Parque Nacional Sierra de Guadarrama.

Clima de la Sierra de Guadarrama

Publicado en Clima

Ventisca en el Puerto de CotosLa Sierra de Guadarrama, junto a Gredos y Ayllón, conforman el denominado Sistema Central. Esta alineación montañosa que discurre en sentido oeste-este mayoritariamente, diferencia el clima mediterráneo continental de las dos submesetas. La orografía del Sistema Central incide directamente sobre la climatología de la Península ibérica, diferenciándose al norte del Sistema Central como clima templado con veranos secos y templados (Csb según clasificación climática de Köppen) y en el sur con veranos secos y calurosos (Csa). El clima Csb es el clima predominante de la Sierra de Guadarrama.

Este clima mediterráneo continental, típico del interior peninsular, se solapa en la Sierra de Guadarrama con el clima de montaña, de inviernos muy fríos y veranos secos y frescos. En la Sierra de Guadarrama existe un gradiente en la precipitación y temperatura a medida que aumenta la altitud, de manera que las precipitaciones son más abundantes y, en general, en forma de nieve. Por el contrario, la temperatura disminuye con la altitud.