Eliminación de la estación de esquí alpino Valcotos

Publicado en Actuaciones

pista zabalaEn la Sierra de Guadarrama se ha llevado a cabo uno de las actuaciones más reseñables en materia de conservación: El desmantelamiento completo y restauración ecológica de una estación de esquí alpino (Valcotos).

A partir de los años 60 del siglo pasado aparece un enfoque distinto del uso de la montaña, basado en grandes complejos para la práctica masiva del esquí alpino. La construcción en 1969 de la estación de esquí de Valcotos, ocasionó la destrucción o alteración de valiosos ecosistemas y formaciones únicas de origen glaciar en Peñalara. Afortunadamente los proyectos de desarrollo inmobiliario previstos para esta zona quedaron frenados por contravenir las disposiciones de la legislación urbanística, salvándose así de un desastre aún mayor. Los datos de la estación de esquí dan una idea sobre la amplitud de la transformación sufrida: se abrieron 6 pistas de esquí alpino con una superficie de más de 24 hectáreas; se construyeron 11 líneas de remontes que sumaban unos 6 kilómetros de trazado, un centenar de pilonas o postes para su tendido y más de 20 construcciones asociadas. Los daños provocados abarcaban la eliminación de vegetación, la destrucción de elementos geomorfológicos del glaciarismo, realización de explanaciones y movimientos de tierras, erosión y formación de cárcavas, impacto paisajístico, etc.

A partir de 1999 se inician los trabajos para recuperar los ecosistemas afectados, y si bien los trabajos más evidentes se realizaron a caballo entre el cambio de siglo, aún hoy se continúa realizando trabajos de revegetación, mejora y seguimiento de las actuaciones. Una breve síntesis de los trabajos realizados sería la siguiente:

Objetivos del proyecto

El proyecto de restauración ambiental se realizó con los siguientes objetivos:

a) Restaurar los elementos dañados del medio natural: geomorfología, cubierta vegetal, calidad visual del paisaje, etc. con la mínima intervención posible.

b) Controlar los problemas ambientales: minimización de los impactos ambientales (erosión, proliferación de sendas, medidas de conservación y mantenimiento de los ecosistemas).

c) Adecuar las instalaciones y áreas de acogida en torno al Puerto de los Cotos para los visitantes al macizo de Peñalara (acondicionamiento de accesos y aparcamientos, tratamiento de vertidos, adecuación paisajística, instalación de elementos autointerpretativos y señalización).

d) Ordenar los usos de forma compatible con la conservación del espacio natural.

El ambicioso proyecto de restauración ecológica tuvo que acometerse en tres fases diferenciadas: